¿El cuaderno de Hello Kitty o el de Francisco de Miranda?

Ya sé, el título de la entrada es una mierda, pero eso no es lo importante ahora.

Ayer andaba pensando en la inmortalidad del cangrejo cuando, una maravillosa idea atravesó mi cabeza: algún día empezaré clases en la universidad (sólo Dios, Buda y la ULA lo sabrán). Fue por ello que decidí embarcarme a la aventura de conseguir cuadernos buenos (ya no me importan si son bonitos) y económicos… no, no fue un chiste.

Aproveché la ocasión, estamos en épocas de inicios escolares, hay ferias de útiles… en algún lugar se debe conseguir. Así como los combatientes antiimperialistas evitan enriquecer a los gringos, yo evito enriquecer a los chinos que me tratan mal en el abasto, aunque los gringos a su vez enriquecen a los chinos… o algo así, de todas formas la mitad de la basura que consumimos viene del imperio chino y la otra mitad del imperio americano. Como sea, aquí no hay de donde escoger.

Caminé con mi novio hasta la feria escolar donde, antiguamente, compraba todos, o al menos la mayoría de mis útiles en mis épocas de primaria (año 2001 al 2006), apenas siete años antes. Recordaba que siempre se conseguían de muchos modelos, siempre con ganas de alimentar mi superficialidad prepuberta, le pedía a mi madre que comprara de ‘muñequitos’, mi favorito era Garfield, nunca tuve de esos que expulsaban olor a frutas cuando los frotabas, tal cual catálogo en la sección de perfumes. Igual son cosas que la mayoría suele olvidar con eso de la madurez y tal.

Sólo buscaba una o dos libretas universitarias, económicas y que no se rompieran con la primera llovizna que pasara. Los cuadernos más baratos eran esos básicos que usaba cuando se estaba acabando el año escolar y ya había rayado con mariqueras la parte trasera de las libretas. Después vi libretas entre Bs. 100 y Bs. 500. ¿Quién compra una libreta que vale un quinto del sueldo mínimo sólo porque tiene brillitos? Espero que los niños no sean tan superficiales como en mi época. De todas formas no había gran variedad. Entre Cars, Selena Gómez, One Direction, y otras boberías no vi nada que me sirviera y estuviera dentro de mi presupuesto. Si les soy sincera, no sé cuánto costaban los cuadernos cuando estaba en el liceo, mi mamá los compraba y me los daba, ahora que he adquirido más responsabilidades de vida adulta, hay ciertas cosas que quisiera obviar, en realidad… todo.

Fui a otro sitio, fue la misma historia. Al final no compré nada así que me fui sacando cuentas; si ahora es como cuando yo estaba en la escuela, que pedían desde clips hasta plastina que nunca se llegaba a usar, la cuenta iba a superar la de un sueldo mínimo, no quería imaginar si eran más de dos muchachos en edad colegial mantenidos por una mamá humilde, a eso toca sumarle el uniforme, unos zapaticos que duren al menos 365 días de correderas, lluvia, barro y pare de contar, además del morral. Mejor me quedó ahí y no saco cuentas. Sólo diré que mis útiles costaban  menos de un octavo del sueldo de mi mamá, lo que ahora cuesta dos sueldos mínimos, da qué pensar.

Luego recordé el tema de las Canaimtas, no me mal interpreten me parece genial que en pleno siglo XXI los niños, niñas y adolescentes puedan adquirir, gratuitamente, una minilaptop que use software libre made in Venezuela (es lo mínimo tomando en cuenta todo el petróleo que le vendemos al imperio malvado y genocida y el dinero que nos queda de ello) que los ayude a sus tareas diarias; es una lástima que en sitios como el pueblo donde me crié hayan Canaimitas pero no haya acceso a internet :(. Pero, me parece ilógico que para algunos sea más fácil adquirir una laptop que un cuaderno o un par de zapatos… ¿a ustedes no?

Lo bueno de todo fue que conseguí una libreta de The Big Bang Theory a 77 bolos en Traki, espero que me dure al menos un semestre, sé que cuando me toque comprar otra no correré con la misma suerte. La cosa no es que los muñecos de los cuadernos sean provenientes del imperio, de Japón o qué se yo, el problema es que ya perdimos el lujo de escoger algo con lo que nos sintamos cómodos a un bajo costo. Está bien si hay gente que prefiere un cuaderno de Miranda o uno de Hello Kitty, yo a veces no conseguía algo que me gustara y mi mamá lo arreglaba con papel contac, aunque ahora toca escoger uno baratongo y listo.

Para algunos la vaina estará jodida y para otros todo está normal. Para mí, las cosas están yendo hacia un rumbo incierto, pero… ¿quién soy yo para quejarme de la economía si mi sueldo me da para comprarme chucherías caras, vivir sola a los 19 años y pensar en banalidades? Las cosas sólo se tornaran turbias cuando decida formar una familia en el país con las mejores playas del mundo y las mujeres más bellas del universo. 🙂

Anuncios

5 comentarios en “¿El cuaderno de Hello Kitty o el de Francisco de Miranda?

  1. En la capital las libretas se manejan en esos precios. Aún se consiguen algunas baratas si vas a la UCV. Supongo que la mejor manera de ahorrar a futuro es no ser padre jamás. No existe mejor anticonceptivo que ver los precios de una lista de útiles, o una lista escolar.

    Para bien o para mal, de nuevo, te comento de nuevo, aunque me ignores.

  2. @Javeduard

    Me gusto, solo que si ya eres alguien con conciencia para estar clara de la realidad todos tenemos derechos a ciertos lujos y bueno la chuceria es necesaria, pero déjame desanimarte la banalidad en nuestros pequeños no disminuye sino que aumenta

  3. Barbs.

    Hoy recorrí el centro de Cagua y se me ocurrió pasar por unos locales chinos a ver qué conseguía. La libreta más barata y fea costaba 40 BsF. Me quedé perpleja, pues recuerdo que hace un buen tiempo la misma estaba en 10 BsF. Uno se desanima al ver el precio -sin tener muchachos ni nada-. ¿Cómo será la progenitora que tenga que si 5 hijos? Es triste. Creo que sale más económico comprar las hojas rayadas y armar como un cuaderno. Nunca me ha gustado la idea, pero va a tocar. Aparentemente ya nos quedamos sin opciones.

    Me gusta tu blog, está muy chévere.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s